Comentario a “El por qué de la verdad y…”

Si ya habéis leído el ensayo tal vez os haya chocado que se defienda una visión pragmática de la búsqueda de la verdad y que, tal vez al contrario de lo que esperabais, no se considere que haya una obligación moral de encontrarla. (O que de haberla no es prioritaria.)

Si es así, enhorabuena. La confusión es como se siente desde dentro el tener un modelo malo de la realidad. Cuándo estás confuso sólo hay dos opciones: tu modelo es incorrecto porque no predecía lo que ha pasado o la información que te han dado es falsa. En este caso creo que muchos tendréis un modelo incorrecto (al menos en parte), a no ser que hayáis interiorizado la entrada de ayer a la perfección.

Recordad dos cosas: la primera es que la racionalidad es una herramienta, no un fin; la segunda es que esta primera secuencia no solo os está enseñando conceptos nuevos sino que está intentando desmontar algunos de los que teníais antes. En concreto está intentando sustituir la idea de racionalidad que tenéis en la cabeza por una mucho más acorde a lo que de verdad estamos tratando. ¿Por qué es esto importante? Bueno, muchos de vosotros habréis oído hablar de Rene Descartes y de una corriente filosófica llamada racionalismo. Y es posible que igual que teníais el estereotipo en la cabeza de que las emociones no son racionales también pensarais que a la razón no le interesa la práctica. Que el racionalista vive en el mundo de las ideas y que busca la verdad por una obligación filosófica. Y para muchos filósofos si era así pero no es a esta corriente a lo que nos referimos con racionalidad. (De hecho una de las razones por las que traduzco rationality como racionalidad en lugar de como racionalismo es para minimizar esta confusión.)

Si recordamos ahora que nos referimos a la racionalidad como a algo normativo, es decir, que por definición solo la mejor acción posible es la acción racional, vemos por qué a priori no tiene sentido considerarla un fin. Sin una medida externa a la propia racionalidad, ¿a que nos estaríamos refiriendo con “la mejor acción posible”?

Además este no es el único fallo al que puede llevarnos la obligación moral. Como dice Eliezer es muy fácil quedarse con la forma pero no el contenido de una obligación moral. El mundo está lleno de tradiciones y normas culturales que seguimos repitiendo sin pensar. Tal vez en un principio tuvieran algún significado, pero ahora no queda más que una costumbre de salir a pedir caramelos o de tener una excusa para comer y hacerse regalos. La evolución cultural de este tipo no es inherentemente mala, pero habría pocas cosas más tristes que convertir el escepticismo en ritual y dejar de pensar mientras actuamos “racionalmente” porque es lo que nos han enseñado.

Finalmente, me quedaría volver a la pregunta que se plantea al principio del ensayo pero que se pasa completamente por alto. ¿Qué es la verdad? Al final de está primera serie de ensayos traduciré un cuento corto alegórico acerca de la naturaleza de la verdad que además de ser muy gracioso es muy ilustrativo. Muestra muchos de los errores más comunes en los que se suele caer al hablar de la verdad y otros temas relacionados. Pero por ahora intentaré aclarar algunas cosas:

  • La verdad es objetiva. Del mismo modo que dos mapas diferentes no pueden representar el mismo territorio con la misma precisión, es imposible que dos creencias diferentes acerca de la misma realidad sean ciertas. Las teorías subjetivistas de la verdad están basadas normalmente en una confusión entre creencia y verdad. La gente puede tener creencias diferentes pero no verdades diferentes acerca de lo mismo.
  • La objetividad de la verdad viene dada porque la realidad en la que vivimos todos en única en el sentido de que todos existimos e interactuamos con la misma realidad. Todas las ideas de que cada uno ve la realidad de forma diferente y por lo tanto las realidades son diferentes están confundidas. Nunca percibimos la realidad en si misma. Sólo obtenemos información que nos dan nuestros sentidos y formamos un mapa mental a partir de esa información. La gente que dice que tenemos realidades diferentes está confundiendo el mapa y el territorio. No tenemos realidades diferentes. Tenemos mapas diferentes de la misma realidad.
  • Los mapas que representan de forma precisa la realidad nos permiten desarrollar predicciones acerca de ella. Consideramos que el mapa es “verdad” (es decir, está en correspondencia con la realidad) si las predicciones que hace son correctas.
  • Finalmente tenemos los dos casos que pueden parecer excepciones. La ética y la estética. El relativismo moral (del que soy partidario) defiende que no hay una verdad absoluta sobre la moral y que por lo tanto cada uno de nosotros tiene su verdad acerca de la ética. (Es equivalente para la estética.) Considerar esto un error para la teoría de la verdad objetiva es presuponer la existencia de un mandato ético externo que fuera diferente para cada uno de nosotros. De lo que hay que darse cuenta es de que cada uno de nosotros tiene una serie de intuiciones morales sobre las que basa su ética. Y las intuiciones morales son parte de la realidad. No es que haya verdades éticas diferentes sino que cada uno de nuestros cerebros es una parte diferente de la realidad. Y cada cerebro tiene una serie de intuiciones éticas que dan pie a diferentes teorías sobre la moral. Cada uno de nosotros puede sostener que una u otra son ciertas pero lo que ocurre es que coexisten en la realidad. No hay una verdad ética absoluta del mismo modo que no hay un cerebro único. Si no te sorprende el hecho de que los cerebros son diferentes no debería sorprenderte el relativismo moral.

Y hasta aquí por hoy. Mañana empezamos los ensayos acerca de ejemplos concretos de sesgos y de algunas técnicas para evitarlos. ¡Gracias por leer!

Anuncios
Comentario a “El por qué de la verdad y…”

2 comentarios en “Comentario a “El por qué de la verdad y…”

  1. Quiero destacar que aunque el relativismo moral sea una realidad indiscutible, eso no significa que tengamos derecho a elegir nuestros propios valores. Cada individuo persigue una serie de metas determinadas por su estructura física; creer de otra manera es abrir la puerta a la moralidad como un “fluido mágico”, desatado causalmente de la realidad (de hecho, creo que hay una ventaja pragmática en definir a los individuos como hilos teleológicos; esto es, un individuo es todos aquellos procesos del Universo que pelean por unos mismos valores. Pero no es momento de discutir eso).

    Una de las partes más importantes de la racionalidad, y que no llego a representarse plenamente en las secuencias (aunque Eliezer se arrepiente. Citation: conversación con él), es la introspección. Para poder cumplir tus metas, antes debes conocerlas.

    Otra cosa importante a tener en cuenta es que a pesar de que nuestros valores pueden diferir al final compartimos una estructura cerebral que hace que nuestros valores converjan. Tengo enormes sospechas acerca de hasta que grado esto es cierto, pero merece la pena destacar que el concepto de CEV (http://wiki.lesswrong.com/wiki/Coherent_Extrapolated_Volition) depende enteramente de este hecho.

    No veo mucho sentido en separar la estética de la moral. Ambos se refieren a los valores humanos. Por otra parte, estoy completamente de acuerdo en que la moral parece una excepción, pero eso es porque todavía son para nosotros conceptos misteriosos. Y tenemos que resolver este enigma si queremos crear una Inteligencia Artificial Amistosa. La alternativa es la extinción de la raza humana. Y el reloj sigue corriendo…

    Me gusta

    1. En realidad no tiene sentido separar la estética de la ética porque ambas pueden representarse en una función de utilidad sobre los posibles mundos pero creí más fácil introducir el problema por separado que tener que explicar el concepto de función de utilidad sobre los mundos posibles xD
      Eso ya vendrá después

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s