Disponibilidad

La heurística de disponibilidad consiste en juzgar la probabilidad de un evento como si estuviera directamente relacionada con la facilidad con la que recordamos casos concretos del evento.

Un famoso estudio de 1978 llevado a cabo por Lichtenstein, Slovic, Fischoff, Layman y Combs llamado “Predicciones sobre las frecuencias de eventos letales,” estudiaba errores en el proceso de cuantificación de la severidad de diversos riesgos, es decir, en las predicciones para decidir cual de dos peligros ocurría más a menudo.1 Los sujetos experimentales llegaron a la conclusión de que los accidentes causan aproximadamente las mismas muertes que las enfermedades y que el asesinato es una causa de muerte más frecuente que el suicidio. En realidad, las enfermedades matan a dieciséis veces más personas que los accidentes, y los suicidios son dos veces más frecuentes que los homicidios.

Una hipótesis muy obvia que explica estos hechos es que se habla mucho más de los asesinatos que de los suicidios, así que es más fácil para alguien recordar haber oído hablar de un asesinato que de un suicidio. Los accidentes son también generalmente más dramáticos que las enfermedades así que esto explicaría porque es más fácil que la gente recuerde los accidentes. En 1979, un estudio en la misma línea descubrió una correlación muy fuerte entre los errores en las predicciones probabilísticas y las frecuencias con las que los eventos son eran tratados en dos periódicos.2 Esto no nos permite resolver la cuestión de si los asesinatos vienen más fácilmente a la memoria porque se habla más de ellos en los medios o sí se habla más de los asesinatos en los medios porque son más vívidos y, por lo tanto, más fáciles de recordar. Pero de cualquier forma hay un sesgo de disponibilidad en juego. Una de las mayores fuentes de sesgos de disponibilidad viene dada por la selección de información que hacen los medios de comunicación al dar las noticias. En el entorno ancestral, la mayor parte de lo que sabías o lo habías visto tú o lo habías oído directamente de uno de tus compañeros de tribu. Normalmente había como mucho una capa de selección de información entre el evento y tú. Hoy en día, con internet, puedes ver noticias que han pasado por seis blogueros antes de llegar a ti, seis filtros sucesivos. Comparado con el de nuestros ancestros, vivimos en un mundo enorme, en el que pasan muchas cosas y una mucha menor parte de esa totalidad nos llega. Hay un efecto de selección mucho más fuerte que es el responsable de crear sesgos de disponibilidad muy grandes.

Es muy poco probable que llegues a conocer a Bill Gates en tu vida diaria. Sin embargo, gracias a las maravillas de la selección de información que llevan a cabo los medios estarás tentado de comparar tu éxito en la vida con el suyo (sufriendo la penalización hedónica oportuna.) La frecuencia objetiva de Bill Gates es 0.00000000015 pero oyes hablar de él mucho más a menudo que eso. Por el contrario, aproximadamente el 19% de la población mundial vive con menos de $1 al día y dudo mucho que un quinto de los posts que leas en blogs estén escritos por ellos.

El sesgo de disponibilidad suele llevar al sesgo del absurdo: los eventos que nunca han ocurrido no se recuerdan por lo que se considera que su probabilidad es cero. Cuándo no ha habido inundaciones recientemente (incluso si la probabilidad de una inundación se pude calcular sin demasiado problema) la gente se niega a comprar seguro anti-inundaciones incluso cuando esta subvencionado y el precio está muy por debajo del recomendado por los actuarios. Kunreuther et al. propone que esa falta de reacción ante las amenazas de inundación puede provenir de “La incapacidad de los individuos de conceptualizar las inundaciones que no han ocurrido… la gente en las llanuras de inundación parecen ser prisioneros de su propia experiencia… las inundaciones recientes parecen poner un límite superior a las pérdidas por las que la gente espera tener que preocuparse.”3

Burton et al. informan de que cuando se construyen presas y diques, se reduce la frecuencia de las inundaciones, lo que aparentemente crea una falsa sensación de seguridad y lleva a reducir las precauciones.4 Aunque es cierto que construir presas disminuye la frecuencia de las inundaciones, la cantidad de pérdidas por inundación es tan grande que el daño total aumenta. Alguien inteligente sería capaz de extrapolar de sus memorias de pequeños peligros, la posibilidad de uno mayor. En lugar de eso, lo que ocurre es que la experiencia de pequeños peligros crea un límite superior en el riesgo que se percibe. Una sociedad bien protegida contra pequeños peligros no toma ninguna acción contra grandes peligros, construyendo en llanuras de inundación una vez el riesgo de pequeñas inundaciones ha sido eliminado. Una sociedad que sufra pequeños peligros regularmente tenderá a tratar esos peligros como una cota superior del riesgo al que se enfrenta, protegiéndose de las frecuentes pequeñas inundaciones pero no de las ocasionales grandes inundaciones.

La memoria no es una buena guía de las probabilidades pasadas, y mucho menos de las futuras.


1. Sarah Lichtenstein et al., “Judged Frequency of Lethal Events,” Journal of Experimental Psychology: Human Learning and Memory 4, no. 6 (1978): 551–578, doi:10.1037/0278-7393.4.6.551.

2. Barbara Combs and Paul Slovic, “Newspaper Coverage of Causes of Death,” Journalism & Mass Communication Quarterly 56, no. 4 (1979): 837–849, doi:10.1177/107769907905600420.

3. Howard Kunreuther, Robin Hogarth, and Jacqueline Meszaros, “Insurer Ambiguity and Market Failure,” Journal of Risk and Uncertainty 7 (1 1993): 71–87, doi:10.1007/BF01065315.

4. Ian Burton, Robert W. Kates, and Gilbert F. White, The Environment as Hazard, 1st ed. (New York: Oxford University Press, 1978).

Anuncios
Disponibilidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s