Judo Bayesiano

Puedes pasártelo bien con la gente que tiene sus anticipaciones y sus creencias en sus creencias mal sincronizadas.

Hace un tiempo estuve en una fiesta, intentando explicarle a uno de los invitados que es lo que hago para ganarme la vida, y me dijo: “No creo que sea posible hacer una Inteligencia Artificial porque solo Dios puede crear un alma.”

Seguir leyendo “Judo Bayesiano”

Judo Bayesiano

Creencias en creencias

Carl Sagan contó una vez una parabola de una persona que viene y nos dice: “Hay un dragón en mi garaje.” ¡Fascinante! Respondemos que queremos ver al dragón, ¡vayamos inmediatamente a tu garaje! “¡Espera!,” nos dice esta persona, “es un dragón invisible.”

Como dice Sagan, esto no hace que la hipótesis no sea falsable. A lo mejor llegamos al garaje y aunque no vemos a ningún dragón, oímos respiración pesada que no viene de ninguna parte que veamos; aparecen huellas misteriosamente en el suelo; y los instrumentos muestran que hay algo en el garaje que esta consumiendo oxígeno y expulsando dióxido de carbono.

Seguir leyendo “Creencias en creencias”

Creencias en creencias

Una fábula de ciencia y política

En tiempos del imperio romano, la vida civil estaba dividida entre las facciones de los Verdes y los Azules. Los Azules y los Verdes se mataban en duelos, emboscadas, combates y revueltas. Procopio dejó escrito de las facciones en guerra: “Crece en ellos una hostilidad sin causa contra sus congéneres, que no cesa ni desaparece, no respetando ni matrimonio ni parentesco, ni lazos de amistad, incluso aunque los que apoyaban a diferentes colores pudieran ser hermanos o tuvieran algún otro parentesco.” 1 Edward Gibbon escribió: “El apoyo de una de las facciones se volvió necesario para cualquier candidato a un puesto civil o eclesiástico.” 2

Seguir leyendo “Una fábula de ciencia y política”

Una fábula de ciencia y política

Haz que tus creencias paguen el alquiler (en anticipación de experiencias)

Así empieza la antigua parabola:

Si un árbol cae en un bosque y nadie lo oye, ¿hace ruido? Uno dice, “Sí, porque produce vibraciones en el aire.” Otro, en cambio, dice, “No, porque no hay procesamiento auditivo en ningún cerebro.”

Supongamos que, después de que caiga el árbol, los dos entran en el bosque juntos. ¿Espera uno ver que el árbol ha caído a la derecha mientras que el otro espera que haya caído a la izquierda? Supón que antes de que cayera el árbol, habían puesto una grabadora al lado. ¿Esperarían a caso escuchar cosas diferentes al reproducir la grabación? Imagina que estudian el electroencefalograma de cualquier cerebro del mundo. ¿Esperarían ver cosas diferentes? Aunque están discutiendo, uno diciendo “No” y el otro “Sí,” no anticipan experiencias diferentes. Los dos creen tener diferentes modelos del mundo, pero en realidad no esperan ninguna diferencia en lo que les va a pasar a ellos.

Seguir leyendo “Haz que tus creencias paguen el alquiler (en anticipación de experiencias)”

Haz que tus creencias paguen el alquiler (en anticipación de experiencias)

La lente que ve sus propias imperfecciones

La luz sale del Sol y rebota en los cordones de tus zapatos; algunos de los fotones entran por las pupilas de tus ojos y golpean tu retina; la energía de los fotones activa un impulso neuronal; el impulso neuronal se transmite a las áreas de procesamiento visual de tu cerebro; y allí la información óptica se procesa y se reconstruye en un modelo en 3D que reconocemos como nuestros cordones desatados. Y por eso crees que tus cordones están desatados.

He aquí el secreto de la racionalidad deliberada: el proceso no es mágico y puedes entenderlo. Puedes entender como ves los cordones de tus zapatos. Puedes pensar acerca del tipo de procesos de pensamiento que llevaran a creencias que reflejan la realidad, y que procesos no lo harán.

Seguir leyendo “La lente que ve sus propias imperfecciones”

La lente que ve sus propias imperfecciones

Esperamos pequeñas distancias inferenciales

El ambiente de adaptabilidad evolutiva (EEA por sus siglas en inglés, Environment of evolutionary adaptedness) del Homo sapiens consistía de tribus de cazadores-recolectores de como mucho 200 personas. Todo el conocimiento se heredaba de palabra y se conservaba en la memoria de los miembros.

En un mundo como ese todo el contexto es conocimiento universal. Es decir, toda la información que no es estrictamente privada es pública.

Seguir leyendo “Esperamos pequeñas distancias inferenciales”

Esperamos pequeñas distancias inferenciales

La ilusión de transparencia: Por qué nadie te entiende

El sesgo de retrospectiva lleva a la gente que conoce el resultado de una situación a creer que el resultado era predecible a priori. Una vez conocido el resultado reinterpretamos la  situación de cara a él. Incluso cuando nos lo advierten no podemos desinterpretar para empatizar con alguien que no conoce lo que nosotros.

La ilusión de transparencia es muy parecida a este sesgo: Siempre sabemos lo que queremos decir con nuestras palabras, así que esperamos que también sea obvio para los demás. Cuándo leemos nuestros propios escritos la interpretación que esperamos es la primera que nos viene a la cabeza, guiada por nuestro conocimiento acerca de lo que queremos decir. Es difícil empatizar con alguien que debe hacer la interpretación a ciegas, guiado sólo por nuestras palabras.

Seguir leyendo “La ilusión de transparencia: Por qué nadie te entiende”

La ilusión de transparencia: Por qué nadie te entiende