La ilusión de transparencia: Por qué nadie te entiende

El sesgo de retrospectiva lleva a la gente que conoce el resultado de una situación a creer que el resultado era predecible a priori. Una vez conocido el resultado reinterpretamos la  situación de cara a él. Incluso cuando nos lo advierten no podemos desinterpretar para empatizar con alguien que no conoce lo que nosotros.

La ilusión de transparencia es muy parecida a este sesgo: Siempre sabemos lo que queremos decir con nuestras palabras, así que esperamos que también sea obvio para los demás. Cuándo leemos nuestros propios escritos la interpretación que esperamos es la primera que nos viene a la cabeza, guiada por nuestro conocimiento acerca de lo que queremos decir. Es difícil empatizar con alguien que debe hacer la interpretación a ciegas, guiado sólo por nuestras palabras.

June le recomienda un restaurante a Mark. Mark cena allí y descubre:

a) Comida y servicio mediocres.

b) Comida deliciosa y un servicio impecable.

Al salir Mark le deja este mensaje a June en su contestador: “June, acabo de cenar en el restaurante que me recomendaste y debo decir que ha sido maravilloso, simplemente maravilloso.” Keysar le enseñó a un grupo de sujetos el escenario (a), y el 59% pensó que el mensaje de Mark era sarcástico y que June percibiría el sarcasmo.1 De los otros sujetos, a los que se les presentó el escenario (b), sólo el 3% creyó que June percibiría el mensaje de Mark como sarcástico. Keysar y Barr indican que se reprodujo el mensaje para que los sujetos lo escucharan. 2 Keysar demostró que si a los sujetos se les decía que el restaurante era horrible pero que Mark quería esconder su respuesta, creerían que June no percibiría el sarcasmo en el mismo mensaje: 3

Era igual de probable que predijeran que Jane percibiría el sarcasmo cuándo Mark intentaba esconder su experiencia negativa que cuándo había tenido una experiencia positiva y estaba siendo sincero. Así que los participantes estaban actuando como si la intención comunicativa de Mark fuera transparente. Era como si asumieran que June percibiría cualquier intención que Mark quisiera hacerle percibir. 4

“El ganso cuelga alto” es un refrán arcaico inglés que está en desuso en el lenguaje moderno. Keysar y Bly le dijeron a un grupo de sujetos que “el ganso cuelga alto” significa que se espera un futuro brillante. A otro grupo de sujetos se le dijo que “el ganso cuelga alto” significa que el futuro pinta mal.5 Después a ambos grupos de sujetos se les preguntó que cual de los dos significados elegiría alguien que no conociera el refrán. Cada uno de los grupos pensó que elegiría el que se les había dicho a ellos que era el correcto.

Keysar y Henly pusieron a prueba la calibración de sus sujetos: ¿Serían capaces de estimar correctamente cuándo sus oyentes les estaban entendiendo? 6 Usando frases ambiguas para los hablantes  (como “El hombre esta persiguiendo a una mujer en bicicleta”) y fotos para dejar claro el significado (un hombre corriendo tras una mujer en bicicleta), se le pidió a los sujetos que dijeran la frase delante de sus oyentes y luego se les pidió que estimaran cuántos de los oyentes habían entendido el significado que se pretendía transmitir. Los hablantes creyeron ser entendidos en el 72% de los casos mientras que solo se les había entendido en el 61%. Cuando los oyentes no habían entendido la frase, los hablantes creyeron que si el 46% de las veces; cuando los oyentes si la habían entendido los hablantes creyeron que no en el 12% de los casos.

Otros sujetos que solo escuchaban la explicación no mostraron ningún sesgo, esperando que los oyentes entendieran el significado correcto solo el 56% de las veces.

Como mencionan Keysar y Barr, dos días antes de la invasión alemana de Polonia, Chamberlain le había mandado a Hitler una carta dejando claro que Inglaterra lucharía si la invasión ocurría.7 La carta estaba escrita en un lenguaje muy diplomático y correcto así que Hitler pensó que era conciliadora y siguió adelante con la invasión.

No seas demasiado rápido al culpar a los que no entienden tus perfectamente claras palabras. Lo más probable es que estés siendo mucho más ambiguo de lo que crees.


1. Boaz Keysar, “The Illusory Transparency of Intention: Linguistic Perspective Taking in Text,” Cognitive Psychology 26 (2 1994): 165–208, doi:10.1006/cogp.1994.1006.

2. Keysar and Barr, “Self-Anchoring in Conversation.”

3. Boaz Keysar, “Language Users as Problem Solvers: Just What Ambiguity Problem Do They Solve?,” in Social and Cognitive Approaches to Interpersonal Communication, ed. Susan R. Fussell and Roger J. Kreuz (Mahwah, NJ: Lawrence Erlbaum Associates, 1998), 175–200.

4. Keysar and Barr, “Self-Anchoring in Conversation.”

5. Boaz Keysar and Bridget Bly, “Intuitions of the Transparency of Idioms: Can One Keep a Secret by Spilling the Beans?,” Journal of Memory and Language 34 (1 1995): 89-109, doi:10.1006/jmla.1995.1005.

6. Boaz Keysar and Anne S. Henly, “Speakers’ Overestimation of Their Effectiveness,” Psychological Science 13 (3 2002): 207–212, doi:10.1111/1467-9280.00439.

7. Keysar and Barr, “Self-Anchoring in Conversation.”

Anuncios
La ilusión de transparencia: Por qué nadie te entiende

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s